reputación digital

Dentro de las estrategias de marketing digital actuales, el factor fundamental para que la presencia de tu marca o negocio sobreviva en el internet es que otros usuarios hablen sobre ti, y de esta forma alimenten tu reputación digital. Tener una reputación en internet saludable es vital para poder destacar de tu competencia en el mercado y promover una buena relación con tu comunidad de consumidores.

Para poder gestionar una marca o negocio, lo ideal es conocer qué están diciendo tus clientes sobre ti y qué se encuentran demandando actualmente. Además de los foros y redes sociales, una de las fuentes principales para conocer la naturaleza de tu presencia en internet y reputación digital son los resultados orgánicos dados en los motores de búsqueda. Notas de prensa, opiniones, reseñas, entrevistas y hasta críticas, todo puede posicionarse hacia las primeras páginas de búsqueda.

¿Cuál es la importancia de la reputación digital?

En la relación con tu audiencia digital, la confianza y el reconocimiento son pilares para mantener una interacción adecuada y transparente. La reputación digital hace referencia a la imagen y al nivel de prestigio que tu marca refleja en las redes y se alimenta de las diversas opiniones de los usuarios al respecto.

La naturaleza de tu reputación en internet puede hacer o destruir tus probabilidades de éxito de crecimiento, compras y hasta futuras colaboraciones. Se afirma que aproximadamente el 60% de los consumidores llegan a alejarse de una marca si la mayoría de los comentarios que se encuentran sobre ella son negativos. Paralelamente, un 17% de estos consumidores desconfían aún más de la marca si no encuentran ninguna reseña valiosa de esta en las redes.

La influencia del posicionamiento SEO en la reputación digital

Una buena reputación digital consta como un recurso muy valioso y de largo plazo para obtener para una empresa. El aumento en la positividad de los comentarios de los usuarios sobre tu marca funciona como una bola de nieve de mejoras en tu empresa, reflejándose en el aumento de ventas y mejor posicionamiento orgánico en motores de búsqueda.

La convergencia de diversos puntos de comunicación y difusión informativa de una empresa o marca es la que afecta la construcción de la reputación digital. Muchas veces, la percepción que se tiene sobre una marca tiene mayor valoración e importancia que la propia realidad. El fin último de una buena reputación en internet es lograr marcar sus diferencias con la competencia dentro de un mercado saturado.

Entablar una comunicación saludable, transparente y bidireccional con tu audiencia es otro factor que retroalimenta una respetada reputación digital. Mediante este intercambio la empresa o marca puede conocer exactamente los deseos y necesidades de sus consumidores dentro del mercado para llegar a una final transacción. El escenario ideal es contar con un ambiente en donde la marca pueda aprender de su audiencia.

Claves para mejorar mi reputación en internet

Generalmente, el mayor impacto que recibe un consumidor acerca de una marca proviene de resultados de búsquedas y de comentarios en redes sociales. Los contenidos salientes de medios directos de la marca influyen de manera más pasiva en la toma de decisiones del usuario. A partir de ello, uno de los primeros pasos para gestionar tu reputación digital es contar con un programa estructurado de relaciones públicas.

Las relaciones públicas funcionan como un catalizador directo para una gestión exitosa de la reputación en internet de la marca. Esto nos permite posicionar de forma automática a la marca en el pensamiento del consumidor a partir del producto o servicio dado, manejar las publicaciones en periódicos, blogs y foros digitales y aumentar la presencia de buenos contenidos web.

Otra de las claves para promover el crecimiento positivo de tu reputación digital es contar con un buen plan de marketing de contenidos. Producir diferentes y atractivos tipos de contenido en diversos canales comunicativos que promuevan una estrategia de palabras claves puede resultar en un cambio dentro de tu reputación en internet.

De igual forma, salvaguardar la apariencia que se da en las redes a partir de la creación y mantenimiento de tanto perfiles sociales como de páginas web puede proteger tu reputación digital. Debes procurar que tus plataformas sean diseñadas para mejorar la experiencia del usuario en su uso y que sean intuitivas. Paralelamente, al tener una página web accesible y funcional puede convencer al algoritmo de posicionamiento de Google de mejorar el puesto en que se encuentra dentro de los resultados.

El posicionamiento SEO como el pilar de tu empresa

Una estable y duradera estrategia de optimización de búsqueda SEO promoverá la salubridad de tu reputación digital a medida que sube la posición de tu marca en los resultados de los motores de búsqueda. A su vez, a mayor posición consigas en los resultados, más presencia e interacción conseguirás de las visitas de los usuarios interesados.

La influencia del posicionamiento SEO en la reputación digital

En resumen, el posicionamiento SEO hace referencia a un conjunto de técnicas que se les aplica a una página web con la finalidad de mejorar su posición y visibilidad en los resultados de búsqueda de los principales navegadores tomando en parte la estabilidad de las palabras clave. Estos resultados son orgánicos, es decir, son procesos no pagos. Estas técnicas son otra clave para llegar a más clientes interesados y promover la reputación digital.

Al tomar la decisión para posicionar una marca, los motores de búsqueda se basan en dos aspectos. En primer lugar, la autoridad o la popularidad de la web refleja la propia utilidad de la web para los usuarios. Seguidamente, la relevancia de la web es la relación que tiene la misma en frente de la búsqueda. Es necesario balancear ambos aspectos para promover una sana reputación digital.

Subsecuentemente, las técnicas SEO se contienen dentro de dos grupos diferentes: on-page y off-page. Las ténicas on-page se encuentran directamente vinculadas con la relevancia que se mencionaba anteriormente. Estas técnicas se engloban en optimizar la página para que el motor de búsqueda reconozca los contenidos. Dentro de ellas se encuentran la optimización de palabras claves, el tiempo de carga, la experiencia del usuario, la optimización del código y el formato de los enlaces. Estos aspectos promueven la facilidad de la reputación digital reflejada en la estética y la experiencia de uso de las audiencias.

Por otro lado, con el SEO off-page nos enfocamos en los aspectos fuera del sitio web, como el número y calidad de enlaces, presencia en redes sociales, la autoridad, las menciones, el rendimiento en los resultados, entre otros. Algunos de estos componentes se ven más afectados por las conversaciones e hilos discursivos de las audiencias interesadas, repercutiendo más directamente en la reputación en internet.

¿Cómo manejan la información los motores de búsqueda?

Hablamos de cómo los resultados de las estrategias SEO que influyen en la reputación digital se reflejan en los resultados de búsqueda. No obstante, es importante conocer cómo estos motores de búsqueda funcionan y promueven estos resultados. Esta funcionalidad se basa en dos pasos: el rastreo web y la indexación de las páginas.

El proceso de navegación y análisis de las webs nuevas y existentes por los bots de los motores de búsqueda se conoce como rastreo. Los bots recorren diversos enlaces a partir de su estructura y contenido recopilando datos, proveyéndolo a los servidores y saltando a otros enlaces. Dependiendo de la usabilidad y accesibilidad de la web, los bots deciden cuánto tiempo dedicarle, el tipo de webs y la frecuencia de visita.

Posteriormente al rastreo, las páginas webs son incluidas dentro de un índice dependiendo de su contenido, autoridad y relevancia. Este proceso es conocido como la indexación. En la actualidad, los bots le dan igual peso al número de veces encontrada la palabra clave, el contenido multimedia, la fecha de la publicación y otros componentes de calidad a la hora de escoger su posicionamiento en los resultados. Cabe acotar, que los motores de búsqueda indexan todo el contenido de nuestra marca, sea positivo o negativo, y la naturaleza de este “SEO reputacional” puede impactar sobre nuestra reputación digital.

La influencia del posicionamiento SEO en la reputación digital

La estrategia SEO para tu reputación digital

El aspecto más fundamental que involucra la estrategia de posicionamiento SEO sobre la calidad de tu reputación digital es que todos los tipos de motores de búsqueda indexan todo el contenido referente al nombre de tu marca o empresa. Es por ello por lo que es necesario realizar monitorizaciones de palabras claves de forma continua relacionadas con la reputación digital para proteger la imagen de la marca.

Aproximadamente el 91% de los usuarios que buscan entre los resultados de la internet no llegan a visitar más allá de la segunda página. Es por ello por lo que para tener éxito en tu estrategia SEO debes enfocarte en aparecer entre los primeros resultados. La capacidad atencional de los internautas últimamente ha ido disminuyendo, por lo que aumentar la visibilidad y posición en los resultados es primordial para mejorar la reputación digital.

De la misma manera, aparecer entre los primeros resultados de búsqueda se traducirá en un aumento en tu credibilidad como marca y consecuentemente una mejora en la reputación digital. Ya que de esta manera los clientes o consumidores sabrán que nos encontramos presentes y será más factible el llamado a la acción.

Previamente a iniciar con una estrategia de reputación digital SEO, es importante hacer un análisis de la audiencia a la que se quiere llegar con ello. Esto es debido a que la limitación del SEO se basa en lo que necesita cada marca. Conociendo el tipo de cliente potencial al que se quiere llegar, será más factible gestionar planes de prevención y manejo de crisis a futuro.

A partir del análisis podemos detectar si estamos siendo victimas de un ataque SEO negativo, que lleve a tus enlaces positivos a bajar de posición en los motores de búsqueda y hasta perjudicar tu reputación digital. Las soluciones para ello se basan prácticamente en ejercer tu derecho al olvido para información inexacta o perjudicial, o contrarrestar el ataque con una campaña de SEO positivo que desplace los enlaces negativos de su posición con una empresa especializada en la eliminación de contenido digital.

Factores para mejorar mi posicionamiento SEO

El internet es un entorno que cambia constantemente y a partir de ello, previamente a aplicar tus técnicas SEO, se deben realizar estudios de la propia marca y de la competencia en torno a las fortalezas y debilidades en el mercado, su imagen y reputación digital y el estado de estas. Llevar una monitorización de la información que se dice de la marca en internet y analizarla es el primer paso para optimizar la reputación digital.

Seguidamente, podemos llevar a cabo una serie de técnicas para potenciar las palabras claves mediante la creación de micrositios y subdominios. De esta manera, diversificamos los enlaces a posicionar en los rankings y cuidamos la reputación en internet. Paralelamente, registramos diferentes dominios con varias extensiones con el nombre de la marca y se publica contenido de calidad para los bots.

A la par con el cuidado de los aspectos técnicos e informáticos de la web para mejorar el posicionamiento de esta y su reputación digital, se debe cuidar la forma en que interactuamos con las audiencias digitales. Siempre debe actuar coherente, honesta y objetivamente, además de mantener el buen trato con clientes y proveerles contenido de calidad. La comunicación debe ser rápida y cordial, estando al tanto de contrarrestar todo contenido dañino o negativo que se reciba.

Para promover una sana reputación digital, se pueden dar uso a las plataformas de redes sociales fusionando la pronta y adecuada interacción con el público, en conjunto con la difusión de contenido de calidad a los usuarios. Así como la difusión de información por medio de Wikipedia. De igual manera, los contenidos multimedia subidos a los sitios web pueden ser indexados, como videos de YouTube, documentos Word e imágenes de Google.

Construir y desarrollar una web corporativa puede funcionar como un catalizador para la reputación digital desde diferentes perspectivas. Haciendo de tarjeta de presentación para los clientes que la visiten por primera vez, contenido información y una imagen atractiva que promueva su posicionamiento y para otorgar credibilidad a la marca.

Las técnicas de posicionamiento SEO actualizadas se encuentran complementadas por diversos tipos de actividades y áreas de interés. Desde páginas webs, noticias y redes sociales, se requiere de una armonía entre ellos para lograr proteger y mejorar la reputación digital de la marca o la empresa.

+ posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.