desaparecer de google

Con el surgimiento del Internet como un medio de comunicación, muchos internautas han comenzado a reconsiderar la cantidad de información que han estado compartiendo en las redes. Una de las consultas con mayor volumen de resultado de búsqueda es cómo desaparecer de Google, y aquí nos cuestionamos qué tan factible es esto.

El proceso de crear una cuenta es relativamente sencillo y rápido, sin embargo, el proceso de cerrarla o darse de baja trae consigo una serie de obstáculos. A pesar de que es imposible eliminar todos tus datos y rastros de Internet, o tu huella digital, si es posible reducirla. Si tu misión es desaparecer de Google, reducir tu huella digital tendrá un impacto en ello.

En el territorio europeo desde hace más de cinco años se cuenta con un nuevo derecho enfocado para aquellas personas que quieran limpiar su rastro digital del internet y así desaparecer de Google. Nos referimos al derecho al olvido. Si un internauta ejerce su derecho al olvido le está haciendo una petición directa y legitima a Google para que su buscador elimine los datos de los resultados de búsqueda todo contenido perjudicial y dañino para el usuario tanto en el ámbito personal como profesional.

Todos hemos considerado en algún momento “no quiero aparecer en Google”, pero lo que no nos advierten es que este no es un proceso totalmente intuitivo y que necesitamos instrucciones para hacerlo de la mejor manera posible.

Desaparecer de Google

Tu primer paso para desaparecer de Google: reducir tu huella digital

El internauta promedio puede llegar a pasar hasta un tercio de su vida conectado al internet, alimentando la expansión del rastro de actividades y movimientos que realiza en los diferentes portales digitales. La huella digital hace referencia a todos los restos de datos e información que dejamos en el internet sea de manera activa o pasiva. Esta misma puede atraer personas a tu perfil o, de igual manera, alejarlas. Si quieres mantener una buena presencia digital es relevante cuidar tu huella digital.

Paralelamente, si tu deseo es hacer desaparecer este rastro digital el servicio de Google te ofrece las herramientas necesarias para ayudarte a hacerlo. Para desaparecer de Google o ejercer tu derecho al olvido en esta plataforma lo primero es completar el formulario que Google te provee con datos relevantes y las razones por las cuales quieres borrar tu rastro. Cabe resaltar que Google puede tomar la decisión de reservarse el derecho a realizar o no tu petición.

De igual forma, Google suele tomarse su tiempo para examinar y procesar cada petición. Posteriormente, si la decisión termina en un resultado negativo puedes volver a realizar la petición. Por otro lado, si Google acepta seguir adelante con tu petición el URL que deseabas eliminar con la página web desaparecerá de las búsquedas asociadas en el motor de búsqueda en cuestión de horas en el territorio europeo.

A partir de estos casos es que al final de las páginas de búsqueda se señala “es posible que algunos resultados se hayan eliminado de acuerdo con la ley de protección de datos europea…”, de esta manera llegan a desaparecer de Google.

Sin embargo, si quieres asegurar una limpieza a mayor profundidad de tus datos circulantes en para desaparecer de Google, existen otras alternativas auxiliares que puedes llevar a cabo:

Limita tu actividad en redes sociales

Uno de los métodos más prácticos para reducir tu rastro digital es controlar tú mismo la cantidad de información que estas compartiendo en las redes, así como limitar el alcance de tus publicaciones para tu público, no permitir las funciones de recopilación de datos de localización de la plataforma y escogiendo excluir tu perfil de los resultados públicos de los motores de búsqueda; de esta manera estarás más cerca de desaparecer de Google.

Subsecuentemente, si posees cuentas que ya no utilizas en algunas redes sociales o cuentas viejas de correo electrónico lo mejor es desactivarlas o eliminarlas. Los usuarios maliciosos como los hackers pueden notar las cuentas inactivas y robar tu información o hacerse pasar por ti con credibilidad.

Desaparecer de Google: Lo que no sabías sobre el derecho al olvido

Evita compartir información innecesariamente

En muchas ocasiones los recolectores de información virtual utilizan medios como encuestas y cuestionarios llamativos para poder conseguir tu información personal en sitios webs desconocidos. Lo mejor es mantenerse alejado de esos sitios si no deseas que empresas que no conoces obtengan tus datos.

Por otro lado, los navegadores actualmente te ofrecen la opción de configurar tu uso de los motores de búsqueda con un modo sigiloso o en incógnito. Con este método puedes usar el internet sin guardar tu información en las redes y así no tener que preocuparte por desaparecer de Google.

Gestiona tus datos que circulan las redes

Si no conoces los sitios webs referidos como buscadores de personas, es importante que aprendas sobre ellos. Cualquier usuario de internet podría tener acceso a tu nombre, dirección, números de contacto y más información si te encuentras registrado por un corredor de datos en uno de estos sitios. Si buscas desaparecer de Google mejor escoge las opciones de no compartir tus datos o de no participar en bases de datos para evitar la extensión de tu información.

Igualmente, debes cuidarte de los posibles ciberataques a las bases de datos de empresas que contengan tu información. Una de las maneras para hacerlo es mediante la creación de cuentas de correo alternativas que provees para información promocional y para mercadotecnia.

¿Qué otras acciones puedo llevar a cabo si no quiero aparecer en Google?

Debido al hecho de que el internet no tiene un filtro predeterminado en torno a quiénes pueden subir información al ciberespacio es que queda como resultado un infinito bucle de información en los motores de búsqueda. Un usuario puede tener diferentes motivos para buscar desaparecer de Google, sea por seguridad propia o gestión de presencia digital. Dependiendo de la web donde se encuentre la información o de cómo aparece en los resultados contamos con diferentes formas de controlar estos datos.

Si el primer intento de pedirle directamente a Google que elimine esta información no da frutos, contamos con la siguiente mejor alternativa. La persona puede elegir acudir directamente al propietario de la web donde se encuentra la información sensible y solicitar la baja.

Para ejercer esta alternativa es necesario cumplir con ciertos pasos, como por ejemplo completar el formulario de contacto. Por lo general todas las páginas webs poseen un apartado con los métodos de contacto con la administración, donde podemos ponernos en contacto directo con el propietario y pedir la eliminación de la información específica.

Desaparecer de Google: Lo que no sabías sobre el derecho al olvido

Por otro lado, se puede tener conocimientos sobre quién es exactamente el propietario del sitio web y acudir a la persona para desaparecer de Google la información sensible. Este paso puede realizarse si no se recibe respuesta alguna del contacto de la página web. En el caso que dentro de la política de privacidad o el acuerdo legal no se encuentren datos del encargado de la web, se puede acudir a una herramienta WHOIS para obtener el nombre del propietario de un dominio existente en Google.

Como último recurso, si los pasos anteriores no funcionaron nos podemos poner en contacto con la empresa hosting. Este tipo de empresas son las encargadas de almacenar toda la información de la página web en un servidor y ellos pueden facilitar la llegada de la petición de hacer desaparecer de Google la información hasta el propietario.

El proceso para hacer desaparecer de Google algún tramo de información íntima o sensible puede ser arduo y obstaculizado, pero el usuario debe recordar que la protección de la privacidad de sus datos es uno de sus derechos. Incluso si deben tomarse acciones legales con respecto a la baja de información del internet, se encontrará una solución.

+ posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.